A la cárcel por mala ortografía

Y por ladrones, además. La cuestión es que eran siete y ninguno de ellos (repito: eran siete, ¡siete!) se dio cuenta de que Impório no es lo mismo que Emporio. “Las sospechas policiales tuvieron una clara confirmación al ver el rótulo mal escrito en el vehículo con el que operaban”, dice la noticia.

Arxivat a Anecdòtic. Etiquetes: , , . 1 Comment »