Té tota la raó del món

Ergo, no adaptemos el lenguaje al más obtuso.