¡Que vivan los correctores!

El día 27 de octubre es el Día del corrector, o por lo menos eso festejaron los de la Unión de Correctores (UniCo) secundando una propuesta salida de la Fundación Litterae apoyada en la efeméride del nacimiento del humanista, a veces metido a corrector, Erasmo de Rotterdam. Así que ahí va un brindis por nuestros colegas los correctores, auténticos sufridores en casa (o en las redacciones, o en las sedes de las editoriales) de los desastres de la batalla diaria de las letras: ¡chin chin!.

Los de Unico han logrado cierta repercusión meidática y bloguera al organizar el día en cuestión (este sábado pasado) una yincana (sí, sí: yincana) con el objetivo de cazar todo tipo de erratas públicamente expuestas sin pudor por las calles de Barcelona y de Madrid; aquí los errores cosechados. No falta quien les discuta la iniciativa con buenas razones y no sin conocimiento de causa (véase, de los mismos de A&C, esta anotación y esta otra).

Anuncis